Tras las inoportunas declaraciones de la alcaldesa, que decía que no había dinero y que por lo tanto, retiraran los jubilados y niños, la gran plaga de las vichosas medusas, se llevo a cabo el arreglo de las redes para normalizar el baño de los veraneantes.

Transcurrido 20 días del asedio de las medusas en el mar menor, se disfruta de una estampa totalmente veraniega como vemos en las imágenes.





Como por otro lado no podría ser de otra manera.