La policía se presentó en una tienda de muebles de North Yorkshire (Reino Unido) después de que un comprador denunciara un caso de exposición indecente. El tendero, Jason Hadlow, ha sido sancionado a pagar 80 libras (90 euros) por exhibir un pene de piedra en su escaparate, según informa el diario The Sun.

Una persona se quejó por sentirse ofendida cuando vio el gigantesco apéndice exhibido en la vitrina de su tienda, “Simplemente neerlandesa”, en la localidad británica de Bedale. La empresa, que se anuncia como “La tienda más interesante en el Norte”, se había equipado recientemente con una nueva gama de mobiliario de jardín, que incluía el falo de piedra arenisca, tallado a mano, que cuesta 200 libras (226 euros).

A raíz de la denuncia, la policía ha retirado el ornamento y ha multado a Hadlow por “mostrar un elemento susceptible de provocar hostilidades, alarma y angustia”.

El señor Hadlow debe pagar la multa rápidamente para no ir a la cárcel y ser eximido de una posible acción judicial. El dependiente ha dicho: “Es cierto lo que dicen, el mundo es un lugar loco pero estoy seguro de la policía local tiene mejores cosas que hacer con su tiempo”

Un portavoz de la policía ha justificado la multa declarando: “El propietario muestra un pene en la ventana para conseguir publicidad. Uno de sus clientes se ha quejado a la policía sobre la estatua. Hadlow está cometiendo un delito contra la Ley de Orden Público de 1986.”

Fuente: terra.es