“Hay menos presión, no tengo nada que perder”