La presunta negligencia de los médicos provocó dos paros cardíacos en el neonato y el útero