Un empresario italiano extrañaba tanto a su novia, después de que ella lo dejara, que pagó