Después de las multitudinarias presentaciones de Kaká (50.000 aficionados) y Cristiano Ronaldo (80.000), el francés Karim Benzema sólo convocó a 15.000 aficionados en el Santiago Bernabéu, casi el doble que los 8.000 que acudieron a recibir a Albiol. Una cifra considerable para tratarse de un futbolista sin el tirón mediático de los dos grandes fichajes de Florentino Pérez, quien volvió a ser aclamado -por cientos de jóvenes seguidores que nunca habían pisado el Bernabéu- tanto o más que Benzema, el delantero goleador de 21 años que ha costado al Real Madrid 35 millones de euros.

www.laverdad.es