Cuando uno se encuentra junto a una “Nature House” (Naturhus, en sueco), no queda claro si se está dentro o fuera. Estas casas con paredes de cristal majestuosas han existido en Suecia desde 1976.

El arquitecto sueco Bengt Warne debutó con su primer edificio en Estocolmo. Su idea de arquitectura sostenible siempre promueve y se integra con el medio ambiente al mismo tiempo que protegen a las personas y las plantas del duro invierno escandinavo.

Hoy en día, Fredrik Olsson de la firma de arquitectura sostenible Tailor Made Arkitekter es un estudio comprometido con el efecto invernadero. Trabajan con una gran estructura llamativa donde internamente mantienen un núcleo de aislamiento principal que protege la casa de los elementos a través de un cristal cerrado, reduciendo la radiación ultravioleta y minimizando el impacto hacia el entorno, sin desmejorar, por supuesto, la vista espectacular que ofrece.

En estos invernaderos de interior-exterior, son resguardados cultivos mediterráneos como los higos, melocotones, uvas, kiwis y rosas, que crecen incluso cuando la nieve cae fuera.

Esta construcción tiene un sistema de alcantarillado de circuito cerrado y los paneles solares mejorar aún más la relación entre la naturaleza y el diseño. “Mi visión es crear vivienda autosostenible que produce alimentos en lugar de los residuos”, dice Olsson.

En Murcia un estudio que al igual que Fredrik Olsson busca siempre la sostenibilidad en su arquitectura es arquitectura Orenes.

arquitecura-sostenible-01
arquitectura-sostenible-02