Fuente de la imagen: reporterasfashion.com

Dicen que ninguna mujer que se sintió bella pasó frío. Nada mejor que los modelitos invernales de las chicas inglesas para dar fe de esta afirmación.
No importa que nieve, llueva o que los termómetros no superen los cero grados, ellas van tan calentitas con sus escotes hasta el ombligo, sus sandalias de verano y sus mini-minifaldas sin medias y muchas veces sin ropa interior.
Muy lejana queda aquella máxima de la sabiduría popular que acuña el famoso refrán “ande yo caliente ríase la gente”, que en este caso debería cambiarse por otro que podría sonar algo parecido a “el calor de sus miradas apagarán mi frío”.
Para demostrarlo, el diario británico ‘Daily News’ recoge algunas fotografías que dan una pequeña muestra de la fauna nocturna que nos podemos encontrar a lo largo y ancho de la geografía del Reino Unido.
Es cierto que la gran cantidad de tejido adiposo de alguno de los ejemplares que aparecen podrían protegerlas de las inclemencias del tiempo al más puro estilo del neopreno o de la piel de las focas, aunque esto es solo una teoría que podría aplicarse a unas cuantas de ellas.
Al resto podemos contemplarlas tal cual las vemos cuando aterrizan los veranos en Mallorca o Benidorm, hasta con el mismo tono rojizo de piel, aunque en este caso el color es provocado por el frío y no por un exceso de exposición al sol.Y es que estas chicas parece que no cambian el vestuario en todo el año.
Un hecho que a cualquier hombre debe llevarle a hacer la siguiente reflexión: “¿Cómo es posible que no pasen frío las chicas en tirantes durante las gélidas noches de invierno, y sin embargo te pidan que les dejes tu chaqueta en cuanto sopla una leve brisa veraniega?”.