Ofertopolis.com 10 años contigo
902 401 408  
Noticias Ofertópolis
 
inicio > noticias > El final más cruel para el Valencia CF

Portada Ofertopolis Nacional Internacional DEPORTES EMPRESARIAL OCIO Y CULTURA SALUD TECNOLOGIA AFILIADOS

02/5/2014
El final más cruel para el Valencia CF

El final más cruel para el Valencia CF

Al Valencia CF le restaban segundos para volver a hacerlo. Tenía hecha la remontada imposible ante un Sevilla de moda y el billete para Turín. Allí, en el Piamonte, pensaba resurgir de sus cenizas. Pero el fútbol fue este primero de mayo cruel con el equipo de Pizzi, que arrasó a Emery en la pizarra inicial y en 25 minutos igualó una eliminatoria en franquicia para el sevillismo tras el asalto del Pizjuán. \'Sí se puede\', bramaba Mestalla con más motivos para creer. Y creyó durante 94 minutos, hasta que M\'Bia envió a la red una prolongación a la desesperada en el último balón del partido. Narración y estadísticas.

Arrancó la batalla colosal con codazo a Bacca y latigazo de Jonas para poner a prueba al vilipendiado Beto, villano en el lance que dejó a Alcácer fuera de combate. Eléctrico el Valencia de Pizzi en un primer acto que rozó la perfección. Al filo del cuarto de hora, el duende de Feghouli apareció para dar pie a la gesta que ya se vivió en Mestalla ante el Basilea. Pared con Vargas, recorte hacia dentro y definición con la zurda con la ayuda de Coke. El gol tempranero espoleó aún más a un Valencia desatado.

Llegaban en oleadas las hordas del \'lagarto\'. Mathieu emulaba sus tiempos como carrilero y se alternaba con la locomotora Bernat por la siniestra, mientras Feghouli seguía suelto por las inmediaciones del área de Beto, que sacó la mano milagrosa ante el argelino. No había forma de contener al Valencia. Los cuatro mediapuntas dispuestos por Pizzi volvían loca a la zaga sevillista que, con Rakitic desaparecido, no hallaba el norte.

Era cuestión de tiempo. Parejo tenía la noche elegante y repartía juego con sutileza para las constantes punzadas de Pereira y Bernat. En una de esas, el pequeño lateral de la casa centró con veneno al corazón del área y allí apareció Jonas vestido de \'killer\' para incrustar a Beto y la pelota en la portería con la ayuda del travesaño. Tablas en una eliminatoria memorable. Reventó Mestalla, que retumbaba con la megafonía humana de 50.000 gargantasque jaleaban a un equipo insaciable. Y PIzzi pidiendo calma...

No era día para la tregua. Las chispas entre Reyes y Joao eran el reflejo de una contienda épica en la que Keita impuso su ley durante una hora larga de partido. Retrasaba Rakitic su plaza para tratar de sacar al Sevilla de las trincheras, pero empujaba inmisericorde un Valencia belicoso que pudo perderlo todo antes del descanso, cuando Alves tiró de milagro para sacar a córner el balón de Reyes a bocajarro.

Remontada y un epílogo inesperado

A vuelta de vestuarios no cambió mucho el guión. El baile de los mediapuntas acercaba al Valencia a la remontada. Parejo seguía en el papel estelar que marca diferencias, caño incluido a un Rakitic al que eclipsó, y la grada siguió coreando el \'sí se puede\' cada vez con mayor intensidad, con los pulmones más abiertos.

El clímax local se alcanzó en el ecuador del último asalto, que ya no sería prorrograble. Mathieu cazó un balón en el área tras un saque de esquina y volteó una eliminatoria que en esos momentos merecía ya caer del bando de Pizzi. Más rugidos en Mestalla y codos y manos volando en la tensión de las áreas, sobre todo en la de Alves, donde se jugaría el tramo final del partido.

Los técnicos movían sus piezas en un tablero volcánico y dos de las permutas acabaron decidiendo una historia de fuerte contrasteentre la felicidad suprema y la impactante crueldad. Retiró Emery a Bacca para dar entrada a Gameiro. Punta por punta, al estilo Unai, que minutos después encajaba el tercero y se acercaba al abismo de su miedo a las alturas. PIzzi le echó un capote al ex de Mestalla. El argentino, impecable en sus maniobras, prescindió de su timón para meter músculo, regalando el balón al Sevilla. Aún cansado, Parejo era vital para evitar que la épica sevillista empotrara al Valencia en su arco.

Entonces pasó. El serbio Mazic dio cinco minutos de alargue tras la lesión de Jonas y en el último de ellos, una pelota servida de banda y prolongada a la zona caliente del área encontró la cabeza de M\'Bia, el mismo que estrenó la eliminatoria en flagrante fuera de juego. El Valencia estaba muerto, fundido sobre el césped de un Mestalla en silencio sepulcral. El Sevilla y un Emery pasado de revoluciones corrían hacia Turín, donde les espera el Benfica. El fútbol fue cruel con el Valencia CF.

Fuente: elmundo.es

Lecturas: 1263

ÚLTIMA HORA

Seguros de viaje ante cualquier imprevisto
...
Lecturas: 6
Fecha: 13/9/2017
Tu tienda de bebés en Santomera
La...
Lecturas: 18
Fecha: 29/8/2017
¿Qué seguros para empresas necesita mi nuevo negocio?
¿Cuáles...
Lecturas: 18
Fecha: 16/8/2017