Los recortes presupuestarios provocan un descontento generalizado