Benedicto XVI renuncia por «falta de fuerzas»